05 Mar

2014

 

El año 2014 se está portando muy bien para los aficionados a la vela,  al menos en lo que se refiere al cine,  ya que no recordamos un año en el que se proyectaran en los cines dos películas dedicadas a la vela. En enero hemos visto la película “en solitario”  protagonizada por François Cluzet y en febrero hemos visto la película “cuando todo está perdido”  protagonizada por Robert Redford. Ambas películas de 100% náuticas y de calidad.

ensolitaire          allislost

No queremos desvelaros aquí los argumentos de cada una de las dos películas, pero si nos gustaría dar nuestro punto de vista “técnico” en cuanto a navegación, ya que ambas tocan el mundo de la navegación a vela, que conocemos perfectamente.

En la primera,  el navegante catalán Alex Pella fue el encargado de supervisar todos los aspectos técnicos de la navegación y hemos de decir que ha hecho un buen trabajo, ya que apenas hemos detectado fallos. Echamos de menos a Alex en la película americana,  aunque nos queda la duda de si los fallos que detectamos formaban parte del guión.

La película  europea os la podemos recomendar por lo impresionante de las imágenes del IMOCA 60 navegando. Os llamará la atención como es la vida a bordo del velero y detalles como los equipos electrónicos que utilizan.

La película americana, magistralmente interpretada por Robert Redford, os la recomendamos  como un cursillo de dos horas de resumen de todos los males posibles que te pueden ocurrir en un velero y como el protagonista trata de superarlos.  Hemos visto multitud de fallos de conocimiento náutico a la hora de capear los temporales, por ejemplo; pero nos queda la duda si el director de la película buscaba precisamente que el navegante cometiera muchos fallos para luego tratar de superar las difíciles situaciones a las que se veía avocado.

En Escola Port Barcelona con nuestros cursos prácticos tratamos de explicar este tipo de situaciones y como anticiparse a ellas para que no ocurran, ya que en una embarcación cuando realizas una larga travesía, como la que vimos en la película,  puedes enfrentarte a multitud de retos, de situaciones difíciles que se han de superar. El buen navegante ha de saber anticiparse a las situaciones para  minimizar o evitar los efectos de las mismas.

Bajo nuestro punto de vista el protagonista de esta película, Robert  Redford,  se tuvo que enfrentar a más situaciones adversas de lo normal, ya que el mismo no se anticipó a ellas como debería de haber hecho y no tomó las decisiones adecuadas en cada momento, aunque sí tuvo una voluntad de hierro para intentar salir de cada situación.  De ahí que acabamos deduciendo que los errores técnicos que apreciamos en la película formaban parte del guión.

Estamos dando nuestra opinión sobre aspectos técnicos de náutica, sin entrar en aspectos técnicos de la película, que creemos tienen un alto nivel:  interpretación, sonido, imagen..

Confiemos que tanto la industria europea del cine como la americana repitan iniciativas como estas y en el futuro veamos más películas de navegación en el cine.

El mundo de la náutica y la navegación a vela puede dar para mucho, pueden plantearse increíbles planes de navegación que muchos aficionados hemos podido disfrutar en nuestras vidas. Lo normal es que el mar sea un lugar de disfrute y no nos gustaría que la gente se asuste ante escenas como las de la película americana y piensen que el mar no es para ellos, ya que el mar es un lugar fantástico para relajarse y disfrutar; pero, a diferencia de otras actividades, conviene  estar preparado y para ello, acudir a escuelas náuticas y lugares donde te enseñen como disfrutar de él y prepararte para evitar pasar por situaciones difíciles y,  si se dan, aprender a superarlas.

Escola Port Barcelona. Escuela náutica & Club de navegación.