28 Sep

2014

Hemos estado todo el verano fuera del despacho dedicados totalmente a actividades náuticas: Alquiler de veleros, prácticas de navegación y una nueva sección que ha arrancado este año, el alquiler de motos de agua (Jet Ski). Este es el motivo por el que no hemos publicado nada nuevo en el blog hasta hoy  y os pedimos disculpas por ello.

Os queremos comentar una anécdota de este verano relacionada con nuestra nueva actividad del alquiler de motos de agua.  La actual ley permite alquilar motos a personas que carezcan de titulación, siempre y cuando vaya un monitor con ellos, en otra moto. Este monitor es el encargado de controlar que se cumplan las normas náuticas y de controlar también la duración del alquiler, que normalmente es de ½ hora o de 1 hora.

El 90% de las personas que alquilan con esta modalidad de “con monitor” suelen ser turistas. El procedimiento de alquiler consiste en darles un briefing poco antes de salir, en el que se les da detalles sobre las normas de seguridad. A continuación se les acerca a las motos (normalmente 3 a 4 motos con turistas todas ellas) y se les explica su funcionamiento. Acto seguido el monitor sale primero y las motos de los turistas detrás de él, lentamente hasta llegar fuera del puerto donde comienza la diversión navegando a toda velocidad.

La anécdota que os quiero contar ocurrió este verano cuando un turista pidió al monitor que justo antes de salir les hiciera una foto a él y su pareja sobre la moto a punto de salir. El monitor lo hace y parten justo en ese momento. El tiempo de alquiler en este caso era de 30 minutos, que los turistas aprovechan para navegar por los alrededores del Port Olímpic a toda velocidad. Transcurrido este tiempo el monitor lo comunica a todos y regresan hacia el puerto.

Al dirigirse al turista de la foto este le indica enfadado  que faltan todavía 10 minutos. El monitor le insiste que el tiempo se ha consumido y les dirige a todos al puerto. El turista muestra su enfado y camino del puerto indica al monitor: al llegar al puerto quiero que me muestres la foto tomada para demostrarte que todavía faltan 10 minutos. EL monitor responde que OK.

Una vez en el puerto el turista enfadado saca su cámara y comprueba la foto última y su hora, dándose cuenta  que el monitor tenía razón. El turista cambia su cara de enfado y responde al monitor: se ve que el tiempo pasa muy rápido cuando se pasa bien

Se trata de una anécdota real que demuestra lo mucho que se disfruta realizando esta actividad de Jet Ski, que os  recomendamos a todos probar, al menos una vez.  Informaros de las ventajas que tiene hacerse socios de nuestro club de navegación donde podréis realizar esta actividad y otras relacionadas con el mundo náutico y los watersports, a los mejores precios.

 

Escola Port Barcelona