25 Oct

2017

La maniobra de fondeo es una de las más complicadas y delicadas. Se tienen que tener en cuenta muchos factores y condiciones, sea un fondeo para unos minutos o para toda la noche. Esta maniobra la practicamos en los cursos Patrón de Recreo y Licencia de Navegación.

En este post os contamos un poco varios puntos a tener en cuenta para que la maniobra sea realizada con éxito. Varios consejos para un fondeo adecuado:

 

Lugar y preparación:

La maniobra se inicia con una fase de preparación en que se busca el mejor sitio. Es preferible que sean zonas que ofrezcan la máxima seguridad para la tripulación y la embarcación. Es decir, zonas de fondeo amplias y con fondos de arena, pues permitan evitar el garreo. Es aconsejable buscar sitios para fondear con una profundidad de entre cinco y ocho metros.

 

Maniobra y molinete:

La maniobra de aproarnos al viento tiene que ser con poca arrancada, controlando la situación y, antes de echar el ancla al agua, detendremos el barco. En este momento es importante comprobar los distintos puntos del barco: abrir la tapa del escobén, asegurar al pasamanos, revisar la sonda,… Almenos una persona tiene que encargarse del ancla y otra del timón.

Para utilizar el molinete eléctrico es necesario que el motor esté encendido y el disyuntor activado. Es posible que sea necesario embragar al mínimo la embarcación sin marcha adelante. Si el molinete deja de funcionar es necesario volver a conectar el disyuntor.

 

Cadena:

Inicialmente, se larga la cadena hasta llegar al fondo y un par de metros más. Después, se espera que la cadena vaya tensándose y, antes de dar un tirón, se larga un poco más de cadena, tanta cómo se desee.

Normalmente se suelta un mínimo de cinco veces la profundidad del fondeo. La maniobra se puede reiniciar antes de quedarnos cortos de cadena soltada. En caso se viento, podemos largar más cadena.

Es bueno que cuando el ancla toque el fondo demos una palada atrás para que la cadena quede bien extendida sin amontonarse. El viento puede llegar a ayudarnos a no tener que hacer esta palada. Lo importante es que la cadena esté alineada con la posición donde se encuentra el ancla.

Se puede activar la alarma de fondeo del GPS, que nos puede avisar si garrea el ancla. Podemos apagar el motor cuando estemos seguros que el barco no garrea.

 

Fondeados:

Una vez fondeados, comprobaremos que el ancla está fijada. Observaremos la zona de borneo para comprobar que no haya rocas con las que el barco pueda golpear. Se debe vigilar la embarcación continuamente. Conviene vigilar y hacer marcaciones para comprobar que el barco no garree.

Si hay cualquier cambio mínimo que pueda indicar que se van a producir condiciones adversas, se deberá levar ancla y abandonar el lugar de fondeo con suficiente tiempo para no quedar atrapados.

Para abandonar el fondeo, utilizaremos el motor para que el molinete no descargue las baterías. Una persona debe cubrir la proa e indicar la dirección de la cadena y el ancla, y otra debe estar al mando del timón.

Un tema importante es que sepáis que cuando navegáis con una embarcación tenéis que tener la titulación adecuada, ya sea Titulación deportiva si es para uso privado si vas con familia o amigos o Titulación profesional si es para uso profesional como llevar pasajeros. En ambos casos la titulación deberá de ser adecuada la eslora del barco (ejemplo: una titulación PNB son hasta 8 mts de eslora), distancia de la costa (ejemplo: un Patrón de Yate 150 millas costa y número de pasajeros permitidos (ejemplo un Marinero de Puente 12 pasajeros, lo mismo que la titulación PPER).

En caso de siniestro, el seguro dejaría de cubrir los desperfectos y todas sus consecuencias si el patrón no lleva la titulación adecuada – tanto si alquiláis una embarcación, como si es en propiedad o de un compañero o si estáis haciendo una labor profesional con la embarcación, como llevar pasajeros. 

Otra opción paralela a la que hemos descrito es la de fondear amarrado a una boya. Pero de este tema ya hablaremos otro día.