A mediados del siglo XIX Barcelona comienza a abrirse al mar tímidamente y las playas dejan de ser sólo un lugar para el intercambio de mercancías. Los deportes como la natación y los baños de mar pasarían a ser una manera de hacer salud y ocio en la ciudad cuando apenas existían los bañadores, tiempo en que hombres y mujeres se bañaban en zonas separadas.

En 1872, cuando esto de los baños de mar ya era todo un fenómeno de masas, se inauguraban los Baños Orientales en la Barceloneta, un balneario de unos 2.000 metros cuadrados de estilo neoárabe con piscinas y todo tipo de servicios. Por primera vez se reservaba un espacio también para las mujeres.

Fotografía Baños Orientales Barcelona

En la imagen vemos una barca de los Baños Orientales que probablemente vigilaba la zona de baño libre en la playa y las casetas donde la gente se cambiaba. Detrás, para los más atrevidos, existía una estructura de madera a modo de trampolín.
baños orientales barcelona