Desde finales del siglo XIX el litoral de Barcelona se empezó a llenar de barracas habitadas por inmigrantes que venían a ganarse la vida en la ciudad. Numerosas familias se instalaron en las barracas de Poblenou, detrás del cementerio, con unas pésimas condiciones para vivir.
Barracas del Poblenou