Antiguamente Barcelona se había dotado de una estructura defensiva amurallada de cara al
mar. Con la llegada de la era contemporánea se mostró obsoleta e innecesaria la estructura
defensiva de la ciudad así como su fortificación de cara al mar. La muralla de mar y los
baluartes del puerto de barcelona (puerto antiguo) fueron derribados en este proceso.

image112