14 May

2020

El sector de la formación, como tantos otros, ha sido uno de los afectados por la crisis del coronavirus del 2020. Las medidas de confinamiento han obligado a miles de alumnos, desde la educación infantil a la superior, a continuar con sus estudios a distancia, adaptándose a una nueva metodología. Esta realidad ha supuesto para los centros de formación un gran esfuerzo en la adaptación de materiales y recursos para continuar con su labor formativa.

En el caso de la formación profesional para la gente del mar, particularmente los cursos STCW, las escuelas nos encontramos con un escollo muy difícil de salvar, ya que, por ley, todos los cursos para obtener títulos y certificados profesionales son de asistencia presencial obligatoria. 

Escola Port, consciente de que cada uno de sus estudiantes necesita completar su curso en el mínimo tiempo posible (de estos certificados depende su carrera profesional o su puesto de trabajo en el sector náutico y marítimo) ha liderado una iniciativa ante la Administración competente para que se permitiera impartir los cursos profesionales STCW online, mientras durase el estado de alarma y las medidas de aislamiento social.

Desarrollar a contrarreloj una plataforma funcional para realizar estos cursos online, cuya vida útil sería de unas cuantas semanas, suponía un gran esfuerzo técnico y organizativo, y la implicación total de todo nuestro equipo en la adaptación y creación de material para un nuevo formato. 

Escola Port, pensando en los alumnos, consideró que merecía la pena el esfuerzo por lo que, desde el primer día del estado de alarma, 13 de marzo de 2020, emprendió por un lado las gestiones administrativas necesarias para solicitar la aprobación oficial y temporal de los cursos STCW online, y por otro, la creación de una plataforma que además de ofrecer todos los contenidos teóricos replicara todas las condiciones obligatorias de los cursos presenciales en formato digital.  

La plataforma debía de reunir una serie de requisitos como:

  • Disponer de todo el temario de cada curso.
  • Permitir monitorear la actividad de cada alumno.
  • Registrar las horas de estudio obligatorias.
  • Realizar tutorías y clases con el instructor por videoconferencia.
  • Realizar evaluaciones a distancia con garantías.
  • Permitir la auditoría de un inspector de DGMM en cualquier momento.

Escola Port aceptó el reto y una vez aprobado por Dirección General de la Marina Mercante el poder impartir formación en línea de los cursos STCW, mientras duren las medidas de confinamiento y aislamiento social, puso en marcha la plataforma y sus alumnos pudieron continuar con sus estudios durante el período de confinamiento y muchos otros que tenían programados cursos para los meses de abril o mayo pudieron aprovechar el periodo de inactividad para formarse a distancia. 

Cabe resaltar también la iniciativa de la Escuela Náutica Neptuno, quienes durante confinamiento han creado nauticjobs.com,  una plataforma de ofertas de trabajo orientada al sector náutico y marítimo de la cual se podrán beneficiar todos los alumnos que se forman en escuelas náuticas con la idea de encontrar el trabajo de sus sueños, como todos aquellos que buscan hacer del mar su profesión. 

En estos momentos tan difíciles que nos ha tocado vivir a todos, es de destacar que se promuevan iniciativas entre centros rivales, ahora es más importante que nunca sumar esfuerzos y colaborar para facilitar herramientas a las personas para que puedan formarse y encontrar un puesto de trabajo.