Una escena cotidiana de la vida en el Muelle de Sant Bertran de mitad del siglo XX, cuando en esta zona del puerto ya no había playa ni las huertas que le dan todavía hoy ese nombre. Aquí la carga y descarga de pescado y otras mercancías era el trabajo del día a día. Hoy es una terminal de cruceros que aporta gran afluencia de turistas en la ciudad. En el fondo de la imagen se observa la montaña de Montjuïc con el restaurante Miramar y arriba del todo el castillo.
image88