El cultivo de los mejillones consistía en poner las crías en unas cuerdas de entre 4 y 6 metros de largo y verterlas al mar verticalmente. Al cabo de unos meses, cuando ya eran suficientemente grandes (por San Juan aproximadamente) se sacaban y se tenían que separar pasándolos por el restregador y limpiarlos para su
image105